Declaración del subsecretario de Estado David Hale