La NASA lanza su primera misión al Sol

Sonda Solar Parker tiene el desafío de tocar el sol sin quemarse.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) de los Estados Unidos de América realizó el histórico lanzamiento de la sonda solar Parker el 12 de agosto pasado. Su misión es la de acercarse al Sol más que cualquier otra nave en el pasado.

El objetivo de este ambicioso proyecto es llegar a la corona solar, el punto más caliente y cercano al Sol al que jamás se ha llegado antes. Una vez allí, analizará la composición de la «atmósfera» solar, desde el lugar donde se producen los fenómenos del clima espacial que pueden llegar a provocar estragos en sistemas satelitales y redes eléctricas de la Tierra.

El éxito de esta misión supondrá superar una barrera científica y tecnológica y marca un punto de inflexión en la historia de la exploración espacial y en el tipo de misiones que se han realizado hasta el momento.  La sonda se enfrentará a brutales condiciones de calor y radiación y está diseñada para soportar esas altas temperaturas. Una de las claves es un escudo térmico de carbono que frenará el viento solar.  La superficie del Sol registra una temperatura de más de 5.500 grados Celsius, pero la denominada corona solar puede alcanzar los 1,9 millones de grados Celsius.

Se calcula que la nave alcanzará el astro alrededor del día 5 de noviembre de este mismo año, fecha indicada como su primera gran aproximación al Sol. De ahí en adelante, la sonda solar Parker orbitará alrededor de éste unas 24 veces, recogiendo gran cantidad de datos sobre el astro. Una tarea que, según apuntan las previsiones, finalizará el año 2025.

La nave lleva el nombre del astrofísico de la Universidad de Chicago Eugene Newman Parker, de 91 años, que en 1958 fue pionero al acuñar la teoría de los vientos supersónicos solares.