Proclama Presidencial — Mes de la Historia de la Mujer, 2017

Estamos orgullosos de los logros de nuestra nación en promover la participación plena de las mujeres en todos los aspectos de la vida estadounidense y estamos resueltos en nuestro compromiso para apoyar el progreso continuo de las mujeres en Estados Unidos y alrededor del mundo.

Estados Unidos honra a las célebres mujeres pioneras y líderes de nuestra historia, así como a aquellas heroínas no reconocidas de nuestra vida cotidiana. Honramos a esas mujeres sobresalientes, cuyas contribuciones a la vida, cultura, historia, economía y familias de nuestra Nación nos han moldeado y nos han ayudado a alcanzar la promesa de los Estados Unidos.

Atesoramos los increíbles logros de las primeras mujeres estadounidenses, que ayudaron a fundar nuestra Nación y a explorar la gran frontera del oeste. Las mujeres han permanecido firmes a lo largo de nuestras batallas para acabar con la esclavitud, así como de nuestras batallas en el extranjero. Y las mujeres estadounidenses lucharon por los derechos civiles de las mujeres y de otras personas en los movimientos por el sufragio y los derechos civiles. Millones de mujeres valientes y osadas han tenido éxito como empresarias y en el lugar de trabajo, siendo al mismo tiempo la columna vertebral de nuestras familias, nuestras comunidades y nuestro país.

Durante el Mes de la Historia de la Mujer, hacemos una pausa para rendir homenaje a las mujeres notables que prevalecieron sobre enormes barreras, allanando el camino para que las mujeres de hoy no sólo participen, sino que lideren y den forma a todas las facetas de la vida estadounidense. Desde nuestros inicios, hemos sido bendecidos con mujeres valientes como Henrietta Johnson, la primera mujer que según se sabe trabajó como artista en las colonias; Margaret Corbin, que luchó valientemente en la Revolución Estadounidense; y Abigail Adams, primera dama de los Estados Unidos y consejera de confianza del presidente John Adams.

También recordamos a mujeres increíbles como Mary Walker, la primera mujer en recibir la Medalla de Honor del Congreso; Harriet Tubman, quien escapó de la esclavitud en 1849 y se dedicó a liberar a cientos de otras personas a través del Ferrocarril Subterráneo; Susan B. Anthony, impresora y editora de The Revolution y su amiga, la Dra. Charlotte Lozier, una de las primeras mujeres médicos en Estados Unidos, quienes abogaron por la dignidad e igualdad de las mujeres, de las madres embarazadas y de sus hijos; Rosa Parks, cuya negativa a ceder su asiento aceleró el moderno movimiento por los derechos civiles; Shirley Temple Black, la famosa actriz convertida en diplomática y que fue la primera jefa de protocolo del Presidente de los Estados Unidos; Anna Bissell, la primera mujer presidenta ejecutiva de la historia de Estados Unidos; Amelia Earhart, la primera mujer en volar sola sobre el Océano Atlántico; Ella Fitzgerald, la Primera Dama de la Canción y Reina del Jazz; y Sally Ride, la primera astronauta estadounidense.

Estados Unidos continuará luchando por los derechos y la igualdad de las mujeres en todo el país y en todo el mundo. Aunque la pobreza restringe a muchas mujeres, Estados Unidos no puede permitir y no permitirá que esto persista. Potenciaremos a todas las mujeres para que persigan sus sueños estadounidenses, para vivir, trabajar y prosperar en comunidades seguras que les permitan proteger y proveer para ellas y sus familias.

Estados Unidos también es consciente de la lucha que continúa para tantas mujeres en todo el mundo, donde las mujeres a menudo no son protegidas y desgraciadamente son tratadas como ciudadanas de segunda clase. Estados Unidos luchará por estas mujeres también y luchará para proteger a las jóvenes que son despojadas de sus derechos, traficadas alrededor del mundo, y explotadas.

AHORA, POR LO TANTO, yo, DONALD J. TRUMP, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me confieren la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, proclamo el mes de marzo de 2017 como Mes de la Historia de la Mujer. Hago un llamado a todos los estadounidenses a observar este mes con programas, ceremonias y actividades apropiadas.

EN FE DE LO CUAL, he firmado la presente este primer día de marzo, en el año de nuestro Señor dos mil diecisiete, y doscientos cuarenta y uno de la Independencia de los Estados Unidos de América.

DONALD J. TRUMP